www.spotcadiz.es/relatosdesal.html

13 sept. 2012

Dos añitos ya...



            Y a lo tonto mi primera obra, “Relatos de sal”, cumplió el pasado diez de septiembre dos añitos. Lo hizo sin pena ni gloria, pues ni tan siquiera yo, su autor, me acordé del evento, centrado como estoy en mis nuevos proyectos.
            Si pudiera resumir la aventura de la publicación de mi primer libro, lo haría con una palabra: experiencia. He adquirido experiencia en muchas de las facetas del mundo literario que pueden llevar a un autor a ser leído y reconocido por lo lectores.
            He aprendido que un libro debe ser mimado por su escritor, abonado y regado con esmero desde que enraíza en el cerebro, alimentado con paciencia y tesón hasta que los frutos que ofrezca al lector sean lo suficientemente sabrosos como para que desee repetir otro de tus platos.
            He aprendido que el mundo editorial está lleno de depredadores, de supuestos editores que buscan una presa fácil para llenarse los bolsillos a su costa, de competidores que no reparan en vilipendiar a los compañeros de letras y sus escritos, pues creen que señalando los errores ajenos se ocultan los propios. La típica paja en el ojo ajeno, vamos.
            He aprendido que la calidad está ahí, detrás de la pantalla, de mano de autores desconocidos que esgrimen una pluma envidiable pero que, quizás, jamás lleguen a ser conocidos.
            He aprendido que, en muchas ocasiones, la calidad no basta, sino que el populismo, el decir lo que los demás quieren oír, aunque no comulguemos con esas ideas, sólo con el objetivo de ganar adeptos y lectores, algo que me parece deleznable.
            Pero también he aprendido que hay gente buena, autores que aspiran a lo mismo que yo pero que no dudan en ayudarte si es necesario. He conocido a grandes personas con la que he compartido (y seguiré compartiendo), experiencias, que dedican su tiempo altruistamente en prestar su opinión sincera, que dejan la labor literaria prestos a enseñarte cómo subir tu libro a Amazon o cómo hacer tu blog más atractivo. A estos últimos va dedicada esta entrada: a mis amigos Carlos Moreno Martín, Daniel Rubio Martínez, Carlos Gamissains, Ruth G. Pimienta, Melina Jaureguizahar, Silvia (Mientras Leo) y tantos y tantos otros que se me escapan en estos momentos pero que ya tienen un hueco en mi corazón.
            A todos ellos, gracias.

            Y, a los demás, sabed que no pienso rendirme y guardar el teclado en un cajón. “Relatos de sal” y “El alma que vistes”, pronto tendrán otros libros compañeros, como “La ira de Teresa”, “La fe de Caliel” y algunos títulos más que, por ahora, no voy a revelar. Sólo diré que tengo entre manos un proyecto literario en el que estoy volcando mucha ilusión y que, si llega al destino correcto, hará las delicias de muchos lectores fanáticos de ciertos temas… que prefiero no descubriros aún ;D.

            ¡Un fuerte abrazo!

            Fran

No hay comentarios:

Publicar un comentario