www.spotcadiz.es/relatosdesal.html

19 sept. 2012

Comentario de "El nombre del viento", de Patrick Rothfuss...



Como indico en el encabezamiento de este humilde blog, voy a intentar ampliar los contenidos de tal manera que no se limite a reflejar las novedades relacionadas con mi (por ahora escasa) obra literaria.
            Vamos a hablar de libros. De libros de otros escritores.
            Abro este apartado con una obra que llegó a mis manos debido al viaje de novios que hice con mi mujer entre finales de junio y principios de julio de este año.
            Los aviones me dan pánico. Lo confieso sin tapujos, todos tenemos nuestro talón de Aquiles. No me dan miedo los aviones porque sí. Sé que no hacen nada si no se les molesta (…). Lo que temo de estos aparatos es montarme en ellos y elevarme cientos de metros por encima de la seguridad del suelo firme. Odio volar. Si sumáis un tío al que le horroriza viajar en avión con nueve horas largas de vuelo de Madrid a Cancún, tendréis un tío con los calzoncillos un poco más sucios que cuando partió del aeropuerto.
            En fin, que necesitaba algún tipo de distracción, y nada mejor que un libro para evadirte de la realidad y agotar las horas sin casi enterarte.

            El día antes de iniciar el viaje tenía claro que necesitaba comprarme un libro, y allá que me fui a ver qué podía pescar en la librería. Como le ocurre a cualquier otro lector, mi vista se posaba en los títulos que más le sonaban, y no pude evitar fijarme en las portadas de “Los juegos del hambre”, la saga “Crepúsculo” e incluso una compilación de Asimov (estuve a puntito de llevarme este último). No obstante, por casualidad, me topé con “El nombre del viento”, de Patrick Rothfuss. Confieso que no me suelo fiar de las portadas ni de las sinopsis, y que los libros dedicados a la tan manida “medievofantasía” (permitidme el palabro que acabo de inventar), tipo “El Señor de los Anillos”, me producen cierto repelús, por la falta de originalidad de la que suele adolecer esta temática. No obstante, ya había visto el libro en otras librerías, y cada vez que me topaba con él, no podía dejar de preguntarme, presa de una mezcla de curiosidad y envidia insana: ¿qué habrá hecho el autor para vender más de 150.000 copias y más de diez ediciones? Sí, eso es lo que rezaba la portada, en un acto de descarada publicidad.
            Pues bien, me dije que “más de 150.000 lectores”, como mínimo, no podían estar equivocados. Cogí el libro, lo aboné (me ahorraré cualquier tipo de chiste agrícola), y me lo llevé muy feliz.

            Bien, ya en el avión, mientras sobrevolábamos el Atlántico a más de novecientos kilómetros por hora y a una altura de mil y pico de metros (si no recuerdo mal), abrí el libro para empezar a leer.
            Debo decir que no lo he terminado hasta ahora. No tengo tiempo para más, y me gusta tener dos o tres lecturas a la vez.
            ¿Cuál es mi opinión del libro? Bueno, empezaré por los elogios y acabaré por las críticas.
            Lo bueno que tiene “El nombre del viento” es, ante todo, la nueva realidad que crea el autor ya que, lo hace con tanto convencimiento, que logra transmitir al lector la esencia del mundo que inventa. Es decir, habla de seres, de objetos, de universidades (bueno, sólo de una universidad), de magia, de música, de culturas… con tal desparpajo que te acabas creyendo que existen de verdad (ya sabéis lo que quiero decir). No se para a explicar conceptos, nombres extraños, culturas ni creencias, sino que las va introduciendo como un factor más de la narración, como quien dice: “Mañana me voy de viaje a Cádiz”. Es decir, no hace falta explicar que Cádiz es un lugar del sur etc… como tampoco explica el autor cada faceta del mundo del protagonista a pies juntillas. Como digo, introduce los conceptos mezclados con la acción, de forma tan sutil que el lector acaba asumiéndolos y entendiéndolos sin más.
            Me ha gustado todo lo relacionado con los misterios de la Universidad, la sigaldría, el nuevo concepto de dragón que inventa el autor. Me parece muy original y novedoso. La inteligencia del protagonista, Kvothe, también llama bastante la atención y llegas a conectar con él, a sentir pena o alegría cuando las cosas le van mejor o peor.
            ¿Qué no me ha gustado? Primero, la inevitable semejanza no sólo con libros del estilo “El Señor de los Anillos”, sino con otros como “Harry Potter”, por ejemplo, pues la trama de la Universidad, con profesores magos, algunos buenos, otros menos buenos que chocan desde el principio con el protagonista y sus capacidades, te hace pensar en Harry, Snape y Dumbledore. Segundo, lo que sobra del libro. Sí, lo que sobra. Hay muchos capítulos, personajes y situaciones que no dicen nada de la trama principal, ni siquiera del protagonista. Ocurren para rellenar páginas y punto. Tercero, la competencia venenosa que se crea entre Ambrose y Kvothe me parece injustificada. Desde mi punto de vista, el autor tendría que haber dotado de más peso los choques entre ambos personajes, y no reducirlo a simples riñas de adolescentes ya que, por pueriles, pecan de ridículas. Por último, la prosa no es que sea nada del otro mundo. Es un libro muy sencillo, fácil de leer, pero repetitivo en ocasiones. No es una lectura con la que disfrutemos de sus palabras. No tiene un mal contenido, pero la forma no me llega a gustar.

            ¿Y de qué va “El nombre del viento?
            ¡Vais listos si pensáis que yo os lo voy a desvelar! ;D

            Un abrazo.

            Fran

No hay comentarios:

Publicar un comentario