www.spotcadiz.es/relatosdesal.html

31 oct. 2013

Mi visión sobre Calles de Chatarra, de Alejandro Guardiola...


Poco a poco voy agotando la pila de libros pendientes que arrastro desde hace tiempo. A pesar de que voy añadiendo nuevos títulos, la acumulación de obras se estaba volviendo exasperante, por lo que decidí meterle caña a una de las que tenía en espera desde hacía meses. ¡Y qué ganas de hincarle el diente, mother of god!

            ¿El título? Calles de Chatarra.
            ¿El autor? Alejandro Guardiola.
            ¿La editorial? Palabras de Agua.

Dos fueron los avales que me convencieron para hacerme con Calles de Chatarra: el principal, ser la primera publicación de la jovencísima editorial Palabras de Agua, cuya edición se financió con el método del crowdfunding (pagas para que el libro se publique y, si no se logra la cifra necesaria, el libro no se edita y se te devuelve el dinero). Lanzarse a un proyecto empresarial hoy día, máxime si ese proyecto es la edición de libros, demuestra una valentía sin parangón por parte de sus promotores, pues la cosa está que arde en todos los ámbitos, y el de la cultura no es una excepción. Por tanto, entiendo que es necesario apoyar iniciativas como la de Palabras de agua. En segundo lugar, porque la obra Calles de Chatarra fue finalista del premio Minotauro en su edición del 2006, y ello siempre debería ser una garantía de calidad.
La portada es una pasada. Vemos a un trasgo apoyado en la pared de un callejón, su silueta diluida por el humo de las alcantarillas, de un cigarro, y por la que se adivina la luz amarillenta de una sucia farola. Cerca, una mancha de sangre en el suelo y un brazo extendido... Una ilustración muy ilustrativa, valga la “rebuznancia”, de lo que hallaremos en las páginas del libro. Un gran trabajo del cada vez más reconocido, y con razón, Daniel Expósito Zafra.

 



En resumidas cuentas, Calles de Chatarra narra parte de la vida de Irina Gryzina, policía de la ciudad de Semura, escenario donde transcurre la acción de todo el libro. La vida de Irina está condicionada por un escalofriante suceso de su niñez, que marcará tanto la personalidad como el futuro de la joven policía. Irina se verá metida de lleno en la investigación de unos brutales asesinatos que están ocurriendo en la ciudad. Durante la investigación, acompañaremos a Irina por los bajos fondos de Semura, donde encontraremos a mafiosos, revolucionarios, traficantes, asesinos a sueldo, policías corruptos… No deseo extenderme más, pues no quiero dar pistas del argumento que puedan fastidiar las sorpresas que nos aguardan en la obra. Lo que sí quiero resaltar es el método narrativo utilizado por el autor, con constantes saltos temporales que, si bien al principio lían un poco, a las pocas páginas estaremos tan acostumbrados a ellos que la lectura se agiliza muchísimo. Alejandro domina con maestría el don narrativo.

Como puntos fuertes debo señalar el elaborado contexto creado por Alejandro, para nuestro deleite. Sin profundizar demasiado, nos presenta una ciudad medio en ruinas, debido a una guerra pasada entre humanos e inhumanos, guerra perdida por estos últimos. Tras la victoria, el gobierno de turno impuso una serie de restricciones a las libertades de los inhumanos como, por ejemplo, la obligación de los trolls de llevar un torque en el cuello desde pequeños. Estas imposiciones crean una silenciosa pero permanente tensión entre ambos bandos, obligados a convivir como ciudadanos de primera y de segunda. Semura es una ciudad decadente, y Alejandro nos la ha sabido dibujar de forma magistral. Porque Semura es, sin duda, parte importante de la novela. Es un ente vivo, un ente enfermo plagado de parásitos. Podría decir que Semura es la bestia que encierra el mal en su interior, y todo lo que habita en ella se corrompe. Llega a ser una entidad más con sustantividad propia dentro de la obra. Otro de los grandes aciertos es la profundidad que alcanza el autor con los personajes. Con pocos trazos, descubrimos una psicología compleja en cada uno de ellos, sus propias motivaciones, todas creíbles, sus propios pasados y sus propios destinos. En concreto, me ha gustado muchísimo las constantes referencias a un personaje que no aparece en toda la novela, pero que ayuda a perfilar la personalidad de uno de los protagonistas. Hablo de la esposa enferma del policía Mich. Otro personaje que me ha encandilado ha sido Juan Granito. Me ha enamorado por su complicada simplicidad. Además, el carácter autodestructivo del que hacen gala todos los habitantes de Semura en general, es un buen ingrediente que ayuda a crear una constante tensión, palpable para el lector. La historia en sí es otro punto fuerte a añadir en el lado positivo. Es una buena novela negra que mezcla elementos de fantasía, y que te mantiene pegado a sus páginas loco por saber qué es lo siguiente que va a ocurrir, qué es lo siguiente que Irina descubrirá, qué planea el mafioso Chatarra, quién va a morir… Alejandro se refiere a los seres fantásticos que pululan por Semura de manera tan natural, que acabaremos pensando que nosotros mismos estamos rodeados de trasgos, hadas, trolls y lamias, de tan humanizados que los dibuja.

El nombre es otro acierto. La chatarra es un elemento que evoca la mala calidad, lo miserable. Como las calles de Semura. Como el matón, Chatarra, que transforma en vil todo lo que toca. Chatarra es dueño de las calles de la ciudad. Calles de Chatarra, le viene perfecto.

Sin embargo, no todo es positivo en esta obra. Tiene un gran PERO, y lo tiene justo en su final. Estaba muy emocionado con la obra en general y, en las últimas veinte páginas, todo se viene abajo. La historia se desinfla. Un argumento sólido desde sus inicios, desaparece ante nuestras narices cual espejismo. Puede que esta impresión sea personal, pero me gusta que un libro quede perfectamente cerrado, o de pie a una segunda parte, descubriendo algunos de los misterios sembrados a lo largo de las páginas y dejando entrever que el resto se desvelará en próximas entregas. Pero no.

            ¿Quién dijo que una historia debe ser una esfera perfecta?
            Ahora comienzan los ¡¡¡SPOILERS!!! 
(TODO LO QUE VIENE A CONTINUACIÓN SON SPOILERS, HASTA LA SEÑAL DE FIN DE SPOILERS, ¿OK? NO QUIERO FASTIDIAROS EL LIBRO)
Digo que el final no me ha satisfecho, porque muchas de las subtramas quedan inconclusas o culminan excesivamente rápido. Eso, por no señalar que el motivo principal de la historia, la mano que ha tirado del hilo conductor del argumento durante varios cientos de páginas, al final se queda en nada. No existe. Es humo.
Para empezar, pensaba que las subtramas estarían relacionadas entre sí con motivo de algo grande, algo tan impresionante que me dejaría con la boca abierta y con cara de tonto (aún más). Los asesinatos del sacamantecas. El pasado de Irina. El Mesías. La traición de dos policías hacia Irina. El mafioso Chatarra y la perseguida venganza de Mark Hombre del Norte. Todo debía estar relacionado de alguna sorprendente y maravillosa forma. ¡PERO NO! (Grito de desesperación).
En las últimas páginas del libro descubrimos que el motivo del sacamantecas para eliminar a quien elimina (aunque son spoilers no diré a quienes), es tan pueril, tan poco importante, que ofende. Nada de trama compleja. Nada de motivo de peso. La motivación de los personajes, entender por qué hacen lo que hacen, es el alma de toda buena historia. Si los personajes hacen algo, persiguen algo, debe ser, evidentemente, por algo. En caso del sacamantecas, nada de nada. En el caso de la corrupción de los policías y la traición a Irina, nada de nada. No existen motivos. No hay un por qué. Los personajes han hecho lo que han hecho porque sí. A lo largo de la obra se gesta una revolución. Se indica que existen reuniones clandestinas en la comunidad troll. Se habla de un Mesías, un troll medio humano que acabará con las restricciones impuestas por los hombres tras ganar la guerra contra los inhumanos. Pero tampoco. El Mesías desaparece sin más. La revolución comienza sin más. No hay nada. Un lector ávido de sorpresas inmediatamente imagina una relación entre el Mesías y la corrupción dentro de la policía de Semura, un nexo de unión entre Chatarra y la venganza de Mark y el sacamantecas, un embrollo padre. Pero nada de eso: cada subtrama es independiente entre sí, y su único nexo de unión es que todo pasa en la ciudad de Semura. Incluso el sacamantecas asesina a un personaje que nada tiene que ver con los motivos que le llevan a matar. Por último, una de las tramas más interesantes, la venganza de Mark Hombre del Norte sobre el mafioso Chatarra, se desenlaza muy deprisa y de manera poco satisfactoria para este lector. Chatarra aparece en un escenario en el que sabe que se encontrará con Mark, y lo hace… ¡solo! Un mafioso que tiene guardaespaldas, armas, matones etc… ¡aparece solo, sabiendo que se va a enfrentar a la muerte! Y, sinceramente, el final de Chatarra no lo he llegado a comprender del todo, pues no hay trolls en Semura sin torque en el cuello, y a ninguno, a pesar de los enfrentamientos, tiros, peleas etc… le ocurre lo que le ocurre a Chatarra. Ya digo, no sé por qué…
Me ha dado la sensación de que el autor escribió un primer borrador con la trama de Irina, y luego insertó la subtrama de Mark para engrosar el libro. Pero, como un puzle al que le faltan algunas piezas y le sobran otras, me ha fastidiado bastante el desenlace.

            ¡¡¡FIN SPOILERS!!!

En definitiva, Calles de Chatarra es un muy buen comienzo para la Editorial Palabras de Agua, porque nos narra una apasionante novela negra con reminiscencias fantásticas. La fuerza de los personajes y del contexto donde se desarrolla la trama es brutal, y el uso del cambio de tiempo es magistral. Sin embargo, ese final, a mí personalmente, no me ha llegado. Me he quedado con demasiadas dudas. Demasiados interrogantes. No obstante, os animo a leer el libro, porque a pesar de los pesares, tiene mucha chicha en casi toda su extensión. Y disfrutar, vais a disfrutar un rato.

            Un fuerte abrazo.

1 oct. 2013

¡Preventa de "El alma que vistes", en papel!

¡Hola a todos!

Es para mí un placer anunciaros que mi segundo libro, "El alma que vistes", ya está disponible en papel.
Hace aproximadamente un año, puse el punto y final a una obra que me ha robado otra anualidad entre su concepción, escritura y revisión. Puedo decir que estoy muy contento con el resultado. No solo la trama me parece tremendamente original (aunque esté feo que su propio autor lo diga), sino que, tanto los relatos que se insertan a lo largo de la novela como los propios personajes, no os procurarán un solo momento de respiro.


En resumen, "El alma que vistes" narra la vida de las hermanas gemelas Julia y Ángela. La obra se divide en tres partes, incluidas en el libro, evidentemente. A lo largo de las páginas de la primera parte, conoceréis al abuelo, un hombre amable, símbolo de la sabiduría, que marcará la infancia de las protagonistas del libro, Julia y Ángela. En la segunda, entrará en escena Mario, un joven que oculta mucho más de lo que aparenta y del que ambas hermanas se enamoran perdidamente durante su adolescencia. Finalmente, en la tercera y última parte del libro, sabremos mucho del oscuro pasado  de las hermanas, de los hechos que las fueron separando paulatinamente, y de secretos ocultos, profecías, muerte y muchas emociones más. Además de los personajes principales, todo un sinfín de secundarios y situaciones que harán las delicias de los lectores más exigentes, como la persecución a muerte llevada por Don Íñigo de Colmenar, capitán de un afamado buque español, tras la abominación resultado del incestuoso embarazo de su hija, Doña Begoña, o Vello, el extraterrestre cocinero que intentará dominar la Tierra.

Para celebrar la edición en papel, he puesto en marcha en la plataforma facebook una preventa, donde podéis adquirir uno de los cien ejemplares de la primera tirada del libro, firmado y dedicado por este que suscribe. Además, por la compra, recibiréis un marcapáginas exclusivo y uno de mis libros en formato digital a vuestra elección. Una vez que finalice la preventa, cuya duración será de dos semanas, entre el 30 de septiembre y el 14 de octubre de 2013, sortearé un ejemplar físico entre los compradores. El afortunado recibirá la devolución del importe de la compra del libro, por lo que lo habrá conseguido... ¡GRATIS!

Eso es todo. Espero que os animéis a participar en la preventa, a adquirir y a disfrutar de "El alma que vistes". Seguro que no os arrepentís. Os dejo el enlace directo a la preventa: https://www.facebook.com/events/415092015259633/?fref=ts

¡Un abrazo!