www.spotcadiz.es/relatosdesal.html

30 jul. 2013

Juego de Tronos, Canción de Hielo y Fuego


Estaba leyendo un par de libros en su formato tradicional cuando mi mujer (o esposa, o cónyuge… como queráis llamarla para que no suele machista), me regaló un ebook. La verdad es que ninguna de ambas obras me entusiasmaba por lo que, tras descubrir que uno de los libros digitales que contenía el aparato era el de “Juego de Tronos, Canción de Hielo y Fuego” y, tras haber disfrutado como un enano con la primera temporada de la serie, decidí aparcar las dos lecturas anteriores y sumergirme hasta las cejas en esta magnífica obra de fantasía épica.



 


Bueno, ya habéis comprobado mi opinión al respecto: se trata de una magnífica obra de fantasía épica.
Si ya la serie me dejó un indescriptible sabor de boca (indescriptible de bueno, no de malo), el libro fue el no va más.
Para quien aún no haya realizado un acercamiento a la obra de George R.R.Martin, les diré que van tarde (el pobre hombre está enfermo y, cualquier día, nos dice adiós con la mano camino al más allá). En resumidas cuentas, Juego de Tronos es una saga en la que se narra la lucha de varias familias por hacerse con el Trono de Hierro, el asiento reservado para el rey de los siete reinos. En la primera parte, Canción de Hielo y Fuego, se nos presenta a la familia Stark, encabezada por Ned Stark, el patriarca. Ned pertenece a los antiguos “Reyesenelnorte”, una casta monárquica que dominó durante años la parte norte del reino. Tras doblar la rodilla ante su amigo, Robert Baratheon, éste accede al trono de los siete reinos unificados por un monarca anterior, Targaryen el Rey Loco. El libro narra las intrigas palaciegas que se inician antes y durante la estancia de Ned Stark como mano del rey, título que se le da a quien ejecuta las órdenes del monarca y tiene capacidad de tomar decisiones que afectan al reino. La mayor parte de la trama transcurre en “Desembarco del Rey”, centro administrativo del reino, donde se encuentra el Trono de Hierro.
A lo largo sus cientos de páginas desfilarán mil y un personajes a cada cual más curioso, misterioso u odioso, como Jaime Lannister, cuñado del rey y apodado el Matarreyes, toda la caterva de chiquillos de Ned Stark, desde su primogénito, el valiente Rob, hasta los más pequeños, como el malogrado Bran, pasando por consejeros de todos los tipos, prostitutas, caza recompensas, lobos huargos y muchos más que harán las delicias del lector más exigente. Mi favorito es, sin duda, Tyrion Lannister, cuñado del rey, hermano de la reina, defensor de los tullidos… sin duda el personaje más inteligente y carismático de la saga. Cuando lees en el libro que su apodo es el Gnomo, piensas que va a ser un enano de circo… nada más lejos de la realidad. Tyrion se erige como el personaje cuasi perfecto colmado de traumas, defectos físicos y, sobre todo, de un ansia de superación y una inteligencia inenarrables.
Además, el bueno de Martin adereza la trama principal con innumerables sub tramas íntimamente relacionadas con la historia, en las que nos descubrirá decenas de personajes tan importantes y tan admirables o repudiables como los principales. Os lo prometo: papá Martin es un coco. Impresiona ver la habilidad con la que va tejiendo poco a poco todo el vasto universo de Juego de Tronos. Y no solo me refiero a los acontecimientos y el entorno presente, sino que aborda con tanta naturalidad el pasado de los personajes, que logra dotarlos de una profundidad admirable. Sin entrar en los múltiples escenarios en los que transcurre la acción, desde una gran y próspera ciudad hasta el desierto más recóndito del mundo, pasando por parajes nevados e inhóspitos plagados de no-muertos.
En fin, que he flipado con el libro, todo un ejemplo a seguir para quienes creamos historias.
Sin duda os animo a todos los amantes de la fantasía épica a leer “Juego de Tronos, Canción de Hielo y Fuego”. Es una obra sublime que os procurará horas de emoción intensa. Amaréis a Ned Stark y a toda su familia. Acabaréis repudiando a más de un personaje, os lo aseguro (¡Joffrey, cuánto te odioooooo!).
Un abrazo.