www.spotcadiz.es/relatosdesal.html

30 nov. 2012

Tras un mes ausente, una nueva sorpresa...



            Sí, lo sé, de nuevo desaparecido casi un mes entero.
            Es que ha sido un mes muy intenso.
            Entre semana atendiendo al trabajo, a la casa y a la literatura (leída y escrita), queda poco tiempo para nada más. Luego, cada fin de semana me ha surgido algo, o bien un compromiso con la familia o amigos, o bien un viaje.
            En fin, pensaba haceros una crónica de mi reciente visita a distintos puntos de Portugal (si no habéis estado, os aconsejo en especial la ciudad de Oporto… ¡PRECIOSA!), pero el tiempo manda, y uno se debe a su caprichosa volatilidad.
            Escribo esta nueva entrada por un solo motivo: la reseña tan positiva que han realizado de “El alma que vistes” en el blog “Abrir un Libro”.
            Son este tipo de reseñas las que levantan el ánimo, las que empujan a un autor a volver a ponerse frente a la pantalla, abrir un nuevo documento, y continuar vertiendo el producto de su imaginación en el incólume rectángulo, único límite a la fantasía.
            Entre otras bondades, afirma que se han llevado (los administradores del blog) una monumental sorpresa con el libro. Sostienen que “El alma que vistes” no es una novela de gemelas más. Es fantasía, magia y espejismos.
            Hermosas palabras que me llenan el corazón de orgullo.
            Me ha resultado curioso que digan que su relato favorito es del de “Ana y Ana”, y que la parte de “El alma que vistes” con la que más disfrutaron fue la tercera, la sincronía. No es que esté en desacuerdo (ni mucho menos, que para eso soy el autor). Lo que me llama la atención es que en algunas de las reseñas realizadas por otros blogs, cada cual señala la parte del libro y el relato que más le ha gustado, siendo el resultado muy poco coincidente. Para uno de ellos, la parte favorita fue la primera, el abuelo, y el relato que más le gustó fue el de “Vella”. Para otro, la segunda parte es la mejor (más juvenil), y el relato de “Los lentinos” se lleva la palma, a decir del administrador.
            Me resulta curiosa la variedad de los gustos entre los lectores. Es lógico, dicen que para gustos colores, pero una obra o te gusta o no te gusta, o te gusta un poco. En el caso de “El alma que vistes”, al ser tan rica en acontecimientos y registros (no lo digo yo, también lo afirma por ahí alguna reseña), cabe gustos de todos los tipos, por lo que es difícil no disfrutar con al menos un relato o una de las tres partes de la que se compone.
            Bueno, os dejo el enlace a la reseña objeto de esta entrada, no sin antes agradecer a los administradores de “Abrir un Libro” el tiempo dedicado a leer y reseñar “El alma que vistes”.
            Y a vosotros, ¿qué parte y qué relato es el que más os ha gustado?

            ¡Un abrazo!